miércoles, 13 de junio de 2012

CAPITULO XI, fundación de la Capital del Cielo.

FUNDACION DE LA CAPITAL DEL CIELO.

Atanastacio Haro detuvo su mula frente a aquel grupo de gentes extrañas, que, en aquel llanito, a un lado del arroyo y del camino real, contemplaban embelesadas el cerro de las ventanas.
__Buenos días les de Dios __Saludó
Don Jose María Luna, el hombre mas viejo de aquella caravana fue quien contestó y al mismo tiempo preguntó.
__Buenos días amigo ¿oiga, de casualidad no será este el mentado cerro de las Ventanas?
__Pos fíjese que si.  Ese es el mentado cerro de las Ventanas. Seco ahora en las secas, verde en tiempos de lluvias. Y a luego pues, ¿quien son sus mercedes y que los trae por estos rumbos?
__Vinimos a buscar un tesoro __Se escuchó una vocesita ladina muy alegre.
__ ¡Cállate tú lerenda! __ Al instante respondió Jose María a el comentario de su hija, que a leguas se miraba que no estaba en sus cabales. Luego volviendo a ver a Anastacio agregó __No le haga caso, esta mal de la cabeza. Es mi hija Chagua, me nació pasguata y pos ni modo, hijos son hijos. Donde quiera anda viendo tesoros.
El resto de la caravana hizo murmullos reporbatorios por el comentario de Chagua y miraron nerviosos a hombre en la mula. Anastacio los observó a todos. Serían unas cuarenta personas contando a los niños. Varios hombres hechos y derechos. Todos con apariencia de campesinos. Dos carretas jaladas por bueyes, un caballo, dos mulas, muchos burros cargados, unos con costales y otros con pastura.
__Pos si__ siguió diciendo Anastacio, para hacer notar que había ignorado el comentario de la loquita __ ese es el cerro de las Ventanas, ¿Y pa donde van ustedes pues? Se ve que van de viaje.
__Pos nos acabamos de bajar de la sierra. Pizcamos y ya ve usted puesn, que uno se baja sin saber pa donde ganar, buscando nuevas tierras que le presten a uno pa desmontar y sembrar.
__No pos si de eso se trata, no vayan tan lejos, aquí sobran tierras pa sembrar. Iren, ahí ta el río Adentro,  hay muchas laderas pa sembrar, las dan al tercio, si queren yunta, pos hablen con don Jerónimo Baltazar, si queren pa este lado mas allá de las huizcoloteras se puede desmontar, pero son tierras blancas, no dan mucho maíz, pero mas pa alla de los cañaverales, hay buenas tierras.
__Se podría sembrar ahí mero, en el cerro de las Ventanas.
__Pos sabe, siempre lo han cuidado mucho, unos tales Roldanes, no les gusta que se siembre, pero de todos modos no falta quien le eche ganas. Esos solo vienen cada año a ver su propiedad.
__Oiga, y donde nos podríamos quedar. Digo, que no le moleste a naiden.
__Pos onde quieran, hasta aquí mesmo si les place, pos ni quien los corra, o si no dicen que les dio permiso Anastacio Haro. No es mio , pero este es el camino real.
Mientras platicaba con Jose María, Anastacio no dejaba de mirar a aquella muchacha de trenzas gruesas y largas, que sobresalían a su reboso. Ella se mantenía agachada, pero de vez en cuando levantaba la vista para mirar a aquel hombre maduro y de barbas canosas que amablemente los atendía.
{Que chula esta esa guerita} pensaba Anastacio mientras platicaba {Guena pa que me haga  mi temachaca y me remiende los calzones}
__Pos nos gusta aquí y si su merced nos lo permite, pos aquí mesmo nos quedamos. A ver mis hijos, a descargar las carretas.
A esa voz todos los integrantes de aquella caravana se pusieron en movimiento. De inmediato descargaron carretas y remudas. El mismo Anastacio Haro se bajó de su mula y se puso a ayudarles. Buscando siempre estar  lo mas cerca posible de Mercedes Luna, la muchacha de las trenzas largas y gruesas.
Era diciembre de 1810. Hacía frío, pero eso no impedía para que aquella gente trabajara hasta muy tarde en la construcción de sus jacales, porque otro día, después de la charla con Anastacio, empezaron a construir. Estaban a las orillas de un arroyo, lo que sobraban eran piedras y ese fue el material principal para levantar sus jacales. Se veía que tenían experiencia en hacerlos. Era fácil, una cerca redonda de piedras amarradas con lodo, una sola puerta, luego fueron a la orilla del río y encontraron sauces y guamúchiles, de ahí cortaron horcones largos y con ellos colocados en forma piramidal techaron aquellos jacales, luego buscaron zacatales y tallos de tlacotes secos que con plastas de lodo, sirvieron para terminar el techo. Eran rápidos, para mediados de enero de 1811 ya estaban hechos, ocho jacales que construidos en aquel llano formaban un círculo que rodeaba un patio grande en donde se la pasaban jugando los chiquillos junto con Chagua la loquita.
Anastacio Haro se convirtió en un visitante asiduo. Incluso les ayudó a construir sus jacales.
__Oiga amigo __Le preguntó un día Jose María __ ¿Y como se llama aquí puesn? Ya se que hay pa arriba se llama Juchipila, ¿pero luego aquí?
__ Pos no siempre ha habido gentes, hay pal rio adentro si, y al otro lado del rio, y por las ventanas alguien le ha llamado IXTLAN DE LAS VENTANAS, pero creo que también se le llama LA PURISIMA.
__Tan bonitos los nombres veda.
__ Pos este ya es un ranchito, ire, y bonito, taría bueno que se llame IXTLAN DE LAS VENTANAS, ese nombre ta bonito.
__ Pos si vedá.
Ninguno de aquellos hombres se imaginaba, que en aquel momento iba a llegar quien en verdad le iba a poner el nombre y para siempre a aquel hermoso ranchito.
Anastasio se incorporó de el banco en donde descansaba, al escuchar el relinchido de un caballo. Jose María también se levantó. Por el camino real venía gente. Al frente, montando el caballo, un hombre calvo, viejo, vestido de negro, sus botas y el resto de sus vestiduras sucias del polvo del camino. Atrás de el, un contingente armado, no eran muchos, pero si intimidaban. La mayoría de sus acompañantes eran indios, algunos mestizos, muy pocos blancos, tan blancos como el jinete mismo.
El hombre de  a caballo dirigió su montura al centro del patio y ahí frente a Jose María Luna y Anastacio Haro saludó.
El resto de los Luna, hombres, mujeres y niños, suspendieron sus labores para escuchar al recién llegado. El ejercito que lo acompañaba también entró al patio rodeado de jacales.
__Buenas tardes les de Dios buenos hombres__ Saludó el hombre viejo.
__ Buenas tardes señor __ Respondió Jose María __ En que les podemos servir.
__ Hijo __Dijo el hombre mientras desmontaba __ Mi nombre es padre Miguel Hidalgo y Costilla. Soy el general de el ejercito insurgente y peleamos por independizar nuestras tierras de el yugo a que nos han sometido los españoles. Y lo que pido de ti, es que nos des agua, tenemos sed.
__ ¿No me diga que aste es el curita que anda matando españoles?
__ No hijo, yo solo estoy luchando por que vivamos en santa libertad, ese sagrado derecho que se nos da cuando nacemos.
Anastacio, y Jose María, respetuosos y creyentes a los mandamientos católicos cayeron de rodillas ante el cura, lo mismo hicieron el resto de los habitantes del lugar.
Miguel Hidalgo y Costilla levantó su mano y los bendijo. Luego dirigió su bendición a todo el lugar.
__Este patio es hermoso, rodeado de este REMOLINITO de jacales, sencillos, sin prepotencias ni lujos, así como debe ser LA CAPITAL DEL CIELO. Yo te bendigo REMOLINO de humildad, asi como a tus habitantes y a todas las generaciones que de ellas emanen, así sea, por los siglos de los siglos.
Jose María Luna sintió un estremecimiento en todo su cuerpo. Estaba recibiendo una bendición que perduraría por todos los tiempos, para el y todas las generaciones que nacieran en aquella, ya, bendita tierra.
__Pos que nos den agua puesnnn  padre, ya me anda de sed, y que nos den de tragar.
Hidalgo sonrió benebolo. Detuvo de el cuello de su camisa de manta al que acababa de hablarle y jalándolo para que no entrara a alguno de los jacales le dijo.
__Ya Chimino, ya…ya nos darán agua, pero ten cuidado de no hacer alguna de tus locuras__ Luego a manera de explicación le dijo a Jose María.__ Has de perdonar hijo, chimino es un buen cristiano, le falta cecera, pero es bueno, bien mandado, aunque un poco impulsivo. Hijo, danos agua por favor.
__ Si padre, como no, y que me va a contar usted  de estos lerendos, si yo tengo una muchacha igual.
Luego de esto, Jose María dio la orden para que se llevaran varios cántaros de agua con sus respectivas jícaras.
__No tenemos mucho de comer padre, pero algo les podemos dar.
__ No te apures hijo, nosotros traemos algunos víveres, y con tu permiso los podemos compartir con ustedes.
En aquel patio se improvisaron unos fogones, y en cuestión de minutos ya se estaba asando carne y calentando tortillas, de todos los jacales sacaron sus ollas de frijoles y aquellas humildes personas convivieron y compartieron su comida con el maltrecho ejercito insurgente, que luego de la derrota en la batalla del Puente de Calderón, huían para el norte de Mexico.
Antes de despedirse, el padre de la patria le habló a los presentes.
__ Nosotros, los nacidos en esta tierra, somos los verdaderos dueños, no los que vienen de España. El hecho de ser naturales nos da mas derechos que a ellos, pero desgraciadamente su ambición es tan grande que nos subajan y nos esclavizan. Es tiempo de que nos cortemos las cadenas. Es tiempo que seamos libres de los españoles. Yo los invito a que se unan a nuestra lucha, esta lucha por nuestra libertad.
Pedro y Rosendo Luna, dos mozalbetes de apenas 17 y 18 años, se incorporaron emocionados y con sus machetes en alto gritaron.
__ Con permiso de asted tata Jose María, pero nosotros nos vamos con el cura Miguel Hidalgo, a luchar por la libertad.
__ Que Dios me los bendiga mis hijos, y a donde quiera que vayan no dejen de poner en alto el nombre de los Lunas.
Y aquellos dos muchachos se unieron al ejercito insurgente. Fueron testigos del fusilamiento de Hidalgo en Chiuahua, luego fueron buscar a Jose María Morelos y Pavon, para luego terminar en el ejercito de Guerrero, siendo testigos años después como Mexico se convertía en una República, libre de el yugo español.
Ya casi para despedirse, se escuchó una gritería atrás de los jacales. Los soldados inmediatamente rodearon al cura Hidalgo y con sus pocos fusiles y machetes en lo alto, se prepararon para defender a su jefe.
El que apareció fue Gumaro Luna, con Chimino jalándolo del cuello de su camisa, igual que lo hiciera el cura cuando pidió agua.
__ ¿Qué pasa? __ Interrogó el cura, y también el tío Jose María.
__ ¡Tío, va a creer que este bribón!... pos como le digo, no se vaya a enojar…pero este bribón taba en el tazolero.
__ ¿Y que tiene, se andaba robando los blanquillos? Dejalo ha de tener hambre.
__ No tío, taba….taba…pos como le digo…taba encuerado, vea que trai los calzones todavía abajo,
__ Taria cagando seguro…
__ No tío, no como decirle…taba, pos taba…con la Chagua, y ella también estaba encuerada. Y pos pa que le digo mas….
Jose María se puso rojo de rabia. Apretó los puños y de buena gana le hubiera puesto un par de cachetadas al loco sinvergüenza. Hidalgo comprendiéndolo se acercó y tomándolo del hombro le dijo.
__ Hijo, has de comprenderlo. El amor es universal, y las mujeres divinas. Que no te extrañe que este par de lerendos se hayan comprendido. Que eso no te enoje, tu hija también tiene derecho al amor.
__Da coraje puesnnn padre. Pero esto no se queda asina. Esta muchacha no me va a quedar con su vergüenza, y si me hace favor me los casa, no me la van a dejar nomas manchada.
__ Claro que si hijo. Traigan a la novia. Hace mucho que no cumplo con mis funciones de sacerdote, pero este es un caso exepcional.
Y ahí, en aquel patiecito se hizo la primer boda del lugar. Luego se despidió el padre de nuestra patria.
__ Bueno Chimino, aquí te quedas a cumplir con tu esposa. No eres tan pasguato como yo creía, y que este lugar sea un refugio para las gentes como tú.
__ Ta gueno padrecito, aquí me quedo en el REMOLINO como aste le dijo. Aquí me quedo para siempre.
Y miraron partir al ejercito insurgente, llevando en alto su estandarte de la virgen de Guadalupe, ya derrotados en su lucha, pero no en sus ideales, sembrando  lo que años después se cosecharía, la independencia de Mexico.
Cuando llegó a Juchipila, fue recibido con mucho agrado. Le ofrecieron de comer he hizo un comentario.
__ Gracias, ya he comido ahí en el REMOLINO DE LOS LUNA. Esos jacales que están antes de llegar. Dios se los pague.
Y curiosamente, así se le empezó a llamar.


Ya estaba fundado el Remolino, pero ¿y el tesoro?
Anastacio Haro se extrañaba que constantemente los Luna se paseaban por el cerro de las Ventanas, caminaban por las peñas y buscaban algo, pero no decían que era. No preguntaba directamente porque le eludían la respuesta. Por eso hizo algo que lo enemistaría de los Luna por varios años…y casi se matara a machetazos con Gumaro.

2 comentarios:

  1. Sr. Francisco Rodríguez López:
    También le falta relatar de cuando Benito Juárez, que también pasó en otra ocación por nuestro querido rancho, quedó tan encantado de comer temachaca, mesquites y costacoales que ya se queria quedar a vivir en El Remolino de no ser por el General Porfirio Diaz quien lo convenció de regresarse a la capital a terminar unos proyectos. A mí en lo personal, me tiene anonanado con su novela Jefe. Muy buena.....muy buena. LO FELICITO!

    ResponderEliminar
  2. Jefe, me sorprende su comentario,,,,ud sabe la historia de Mexico por lo que la secuancia cronologica nos dice que apenas llegamos a los inicios de la independencia, asi que para llegar a la reforma nos faltan algunos capitulos...Por supuesto que paso El benemerito de las americas por El Remolo, y gracias por los datos historicos que le gustaron los coztacuales,eso no lo sabia, lo de la temachaca, mezquites y quelites si, que se los dio una senora de apellido Benitez.

    De cualquier manera gracias jefe, solo le suplico un poco de paciencia, la historia del Remolino es muy larga,y lleva una secuencia cronologica, no se desespere, no quiera que ponga ya el naciemiento de Severiano....

    y gracias por comentar mis capitulos, eso estimula al escritor

    reitero mi agradecimiento

    el escritor

    ResponderEliminar