martes, 5 de junio de 2012

CAPITULO X, La familia de los Luna.

La familia de Los Luna.

La noche era muy oscura.  La nublazón  presagiando lluvia la hacia verse tenebrosa. Por eso Gumaro Luna despertó asustado. Muy cerca de su jacal se escuchaban unos quejidos horribles. Su esposa  se apretó a él asustada que casi lo rueda del petate donde dormían. Sus hijos también despertaron por aquellos quejidos tan horribles y en la oscuridad abandonaron también sus petates y buscaron el refugio de sus padres. Tal vez era la llorona, ese espectro era muy popular en aquella época y se escuchaba en cualquier lugar donde hubiera agua. Los quejidos parecían provenir de cerca del arroyo. Todos juntos empezaron a rezar. El terror se incrementó cuando aquella voz tenebrosa dijo el nombre del dueño de el jacal.
__!Gumarooooooooooo! ¡Aaaaaaaaaaaaaayyyy! ¡Gumaroooooooooo ayudameeeee!  De repente, Gumaro analizó la situación, en medio de aquel terror un momento lúcido le vino a la    cabeza.
__Es alguien que  me conoce __Le comentó a su esposa.
__Pos a lo mejor es mi suegra que de hora que se murió ya se hizo la llorona.
__ No …es como un hombre
__Tonces es tu tata…
__Voy a salir a ver
__No Gumaro, no nos dejes solos, no salgas.
__¡Ayudameeeeeeeeeee hermanooooooooooo!
__A jijo, crioque es Próspero.
Gumaro sin hacer caso de su mujer, la hizo a un lado y salió a toda prisa del jacal. Afuera el túmbaloycapalo, su perro no dejaba de ladrar en dirección del arroyo. Sin luz alguna Gumaro corrió a donde se escuchaba aquel lamento. Cerca de un mezquite encontró el cuerpo de su hermano.  A rastras y mientras gritaba por ayuda, fue llevando a Próspero hasta su choza.
Algunos de sus vecinos, asustados también  por los gritos fueron saliendo. La mayoría de aquellas personas eran parientes, primos, sobrinos, tíos, todos ellos de la dinastía de los Luna, que agricultores todos, se iban por seis meses a vivir a la sierra para sembrar las tierras de los españoles al porcentaje del tres por uno.
__¿Que pasa Gumaro? ¿Qué son esos gritos?
__Es Próspero  tío Chema, viene malo.
Lo metieron al jacal y tendido sobre el  petate, alumbrado por ocotes encendidos, todos los moradores de aquel ranchito estaba pendientes del enfermo, su boca espumosa no dejaba de babear, y balbuceaba palabra que no entendía nadie.
Por fin llego doña Matilde, la bruja, pidió que lo sentaran y a fuerza le hizo beber una jícara con una pócima que ya llevaba preparada.
__Este cristiano no tarda en  morir__Dijo la bruja, viene envenenado, pero con esto va a agarrar fuerza siquiera por un rato, pa que platique quien le hizo el daño.
Luego de unos minutos que se le hiciera tragar aquel brebaje, Próspero abrió los ojos, sonrió al mirar a todos aquellos rostros queridos y conocidos. Tomó  la mano de su hermano quien era el ser mas próximo a él y la apretó fuertemente.
__Hermano, hay un tesoro escondido en el Cerro de las Ventanas __Le dijo con emoción, eso hizo que todos los presentes le pusieran atención.
__¿Que tienes hermano? ¿Por qué estäs malo? ¿Quen te envenenó?
__¿Pos que no oites que se va a morir pronto?__ dijo molesto el tío Jose María __Dejalo que hable puesnnn. ¿de que tesoro hablas?
__Jue el amo Epifanio Roldan, y jue pa que no diga en onde esta la cueva de los tesoros, en donde él saca todo su dinero. Iren, es una cueva grande, con una escalera que llega a onde hay muchas casas bonitas, ahí hay mucho dinero, todo es de oro, y hay una agua que todo cura, yo  tomé tantita…está guena.
__¿En onde ta ese lugar sobrino, en onde está?,,,,dilo antes que te mueras pues…
__El cerro se reconoce porque tienes unas ventanas pintadas de colores, en todas partes hay escaleras. Por las ventanas se reconoce desde muy lejos. L a cueva está arriba, en las peñas, luego, luego entrando hay muchas cosas pintadas, y brilla bonito,, y luego el suelo es como de oro…y a luego sacamos mucha agua, y a luego la cargamos en angoras, y a luego nos juimos de regreso, y a luego ya para llegar, pos, nos puso a todos a tragar y a luego nos dolió la panza y yo desperté y  todos los compañeros taban muertos…y me vine pa acá.
__¿¡Pero on ta la cueva puesnnn sobrino!?E
__No les digo, que en el cerro de las Ventanas, pal lado de Juchipila.
__En onde derecho ta la cueva puesnnn sobrino.
__ Y es una cueva grande, toda de oro, hay un tesoro grande, y agua, yo bebí tantita…
Al decir aquello una bocanada de babas y sangre ya no le permitieron hablar,,,se empezó a sacudir puso los ojos en blanco.
__¡Dale mas desa agua Matilde, dale mas! Pa que acabe de hablar puesnnn
__No, ya no, ya no le serviría, ya se va a morir.
Dicho y hecho, el hombre se convulsionó  un par de minutos mas y luego dejó de respirar.
__A que la caraja, ya se murió puesnnn,,,no les digo, y no dijo todo, digo yo pues pa vengarlo puesnn.
Después de que fuera sepultado, el tío José María fue a buscar a Gumaro.
__ oye sobrino, ¿a que crees que vengo?
__Aste dirá tío.
__Vas a creer como que estoy pensando en ir a buscar el tal cerro de las Ventanas. Desde que Próspero nos contó aquello, pos lo traigo en mi cabeza como una noria a vueltas y vueltas. Onde sea de a deveras eso del tesoro, pos nos quitamos de probes, sobrino.
__Yo también taba pensándolo tío, pero como pues, ni modo que nomás lleguemos y nos pongamos a  buscar la cueva, pos yo creo que no esta de modo que cualquiera se meta, pos si no ya no hubiera tesoro. Pos ta canijo, que tal que pa alla sean matones, o que nos sorrajen unos machetazos.
__Pos tamien tuve pensando en eso…ira tú, pos aquí, año con año,  nomás pizcamos y luego nos bajamos al pueblo. Pos que te parece si ora que pizquemos, en lugar de bajar a Yahualica, pos le damos pa Juchipila, vamos a llevar maicito y fríjol pa toda la temporada, pos podemos llegar diciendo que somos gente que queremos sembrar al tercio, y luego, luego nos dan trabajo, ya ves que los españoles nomas tan buscando a quien joder.
__Ay ta otra carajada tío. Fíjese que lotro día que jui al municipio, traían un borlote re grande. Que disque dicen que van a matar a todos los españoles, que disque un curita, un tal Miguel Hidalgo y Costilla, anda levantao en armas y viene matando a todos los españoles, que disque pa que nos dependicemos o sabe como dijieron…pos que tal que ya no aiga españoles en Juchipila.
__Tu que te crees sobrino, esos son puros cuentos. Ni quien mate a los españoles, son los amos, a los amos hay que tenerles respeto, es la ley de Dios. Tu que te crees que un padrecito va a andar haciendo eso. Y a luego, si los mata ¿que? Pos ta mejor, asi ni quen nos atore pa buscar el tesoro.
Y te voy a dicir otra cosa, si llega a ser cierto que andan matando españoles, pos va a ser por allá, en otras tierras, no con nosotros. Tú que te cres que el tal padrecito ese va a vinir con nostros, ni te creas tantito, si un día viene pa acá, yo hasta le beso las talegas nomás pa demostrarle que lo respeto por tener tanto valor de matar a estos jijos….no te creas deso puesnnn.
__Ta gueno tio pues, tonces en cuanto pizquemos nos vamos a buscar el tal cerro de las Ventanas. Y a hacernos ricos, ji iñor puesn. 
De repente escucharon una voz a sus espaldas
__¿Que se van?  Nos vamos dijo el otro.
Eran Macario y Torcuato Luna, sobrinos también de José María, primos hermanos de Gumaro.
__Pos que creen que se van solos, tamien queremos ir a sacar ese tesoro, no crean que es nomás pa ustedes. Todos oyimos lo que dijo Próspero, y si era tu hermano también era mi primo….a luego puesn tío, ¿Por qué nos hace menos puesn?
__ Y quen les dijo que los íbamos a dejar puesn, si todos somos Lunas, parientes, pos el tesoro es grande, hay pa todos puesn, pero sin envidias porque a luego se hace carbón. Así que preparen todas sus cosas, a luego nomás pizcamos y nos vamos para Juchipila, nos vamos pal cerro de las Ventanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario